Adiós

Realmente es muy difícil escribir estas palabras… porque hoy se nos fue Celia Cuenya, una gran compañera de la cátedra Rollié a lo largo de catorce años. Una docente muy comprometida con la enseñanza del diseño, una trabajadora preocupada por los diferentes aspectos de nuestra profesión, y una mujer que demostró ser muy fuerte en las difíciles, en las malas en serio. La vida es así canejo, parece que siempre perdiéramos a los más valiosos.
Chau Celita, te vamos a extrañar mucho…

6 comentarios:

Anónimo dijo...

les digo sinceramente, no conoci a Celia, pero si a sus padres, Abel e Isabel. Con Abel tuve oportunidad de trabajar. Cuanto lamento esta pérdida. Me entere hoy y escribo lo que seguramente no podre decirles a sus papas... que encuentren resignación ante una perdida inaudita...mirta losada, provincia de La Pampa

Vera dijo...

Fui alumna de Celia en el año 2005, desde ese entonces se convirtió para mi, en una de las más entrañables profes que conocí en mi paso por la universidad.
Nos enseñó el diseño con compromiso, dedicación, motivación, técnica, paciencia (muuuucha paciencia), y nos inculcó pasión por tan hermosa profesión.
Aún más allá de las aulas de la facultad, siempre estuvo dispuesta a dar una mano o un buen consejo.
Cuando me recibí, fue un inmenso orgullo que me llamara “colega”…

Hoy tengo un profundo dolor… porque se fue una maravillosa persona, porque se fue una excelente profesional… porque se fue mi profe… se fue Celia… y la voy a extrañar mucho.

Te recordaré siempre…

Tu alumna Verónica L.

nodiseño dijo...

Adiós Celita, realmente fue un gran shock tu pérdida física.
Te seguiremos recordando con ésa, tu sonrisa clara.

Carolina G. dijo...

Se siente mucha la pérdida de una colega. Mi mas sentido pesar, y el mejor de los recuerdos.
Carolina G.

Anónimo dijo...

Celia fue para mi muy importante, una de las pocas personas que me apoyo en un momento dificil de mi vida...

constancia y valor

Gracias a ella segui mi carrera...para mi un ejemplo.

Silvina M.

Daniela dijo...

Fue muy doloroso acostumbrarse a q ya no estará en nuestro plano. Pero si entre nosotros.
Todo el reconocimiento y amor para su alma.

Daniela Pardo
Alumna.